miércoles, 19 de agosto de 2009

Sarna con gusto...

La picazón, que por las noches aumenta, hizo que me lastimara todo el cuerpo y por ende, una visita a la dermatóloga.

- Creo que es producto de unos antibióticos que tomé durante largo tiempo por una gripe.
- Aja - dice ella, mientras me sigue examinando con su lupa a lo largo de todo mi antebrazo
- Me atendieron 4 médicos distintos a lo largo del mes – enseñándole toda la farmacia que tenía en una bolsa – todos me pronosticaron algo distinto, pero sigo cada día peor. Ya no duermo en las noches de la picazón.
- ¿En la ingle también? – por no animarse a decir "en los huevos".
- ¡En todo el cuerpo! – le digo ya con lágrimas en los ojos por querer rascarme justo esas partes innombrables (para ella).
- Mmm, bueno tira todos esos remedios – volviendo a su escritorio y empezando a escribir en su recetario.
- ¿Qué tengo? – le digo desahuciado, ya que no iba a creer en otro diagnóstico pasajero.
- ...Tenes sarna.
- No puede ser – le digo canchereando y desde la plena ignorancia – no tengo animales en casa
- La sarna se contagia entre personas – y sigue cortando papelitos de su recetario.

Me puse a pensar con quien andaba hace un mes o algo mas. Y solo anduve con ella.

- Es que me resulta difícil de creer Doctora. No vi rascarse a mi novia.
- Bueno, tendrán que hablar entonces. Pero no te asustes, con dos pastillas en una sola dosis, se acabó el problema – ahora mostrándome una sonrisa – no sea cosa que pierdas a tu novia por esta pavada.

Tuve ganas de decirle que ya la había perdido, pero mi lóbulo frontal reaccionó a tiempo –cosa que no suele funcionarme mucho – y me callé.

Ahora tenía una excusa para llamarla. Contarle de este posible contagio, podía ser un motivo perfecto para vernos en el café de San Martin y Morón (donde nos conocimos) y así matarnos en la primera esquina oscura, como solíamos hacer antes que conociera mi casa.
Pero no. Lo único que voy a lograr es amortizar un golpe que conviene darse en una sola cuota y no en muchas (como diría mi amiga Blonda).
Me acosté y pensé en ella. Me preguntaba si se estaría rascando como yo y entonces empecé a reírme de la patética reflexión a la que estaba llegando.
Agarré un cuento de Denevi y a los pocos minutos, estaba durmiendo.
Esa noche y las que le siguieron, ya no picaba tanto.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Elian
Por casualidad cai en este pedazo de cielo. Las historias de amor y desamor son las que nos alimentan para sacar la poesia mas profunda. Evidentemente te ha pegado fuerte, pero si se terminó, cualquiera sea la razon, significa que cumplieron un ciclo, que ella debia pasar por tu vida y tu alma con algun proposito inexplicable en estos momentos. Hay muchas mujeres increibles esperando ser descubiertas por un alma sensible.
Espero la encuentres. Paola.

Lady dijo...

Tiene razón Blonda. Más vale dar el golpazo de una, y no en cuotas... de la última manera el dolor se dilata y es eterno.

Me alegro que la sarna ya no pique tanto!

Besos

Pilot dijo...

Uy que reaccionó tu cuerpo, qué querrá decirte???
Besitos y me alegro que se curara así nomás, yo estuve 2 años con una alergía infernal y no encontraban motivo. Deje de tomar los antidepresivos y desapareció mi picazón.

-vestida de olvido dijo...

uffffffffff pica pica!

Anónimo dijo...

Espero que lo que escribiste en el blog sea ficcion. ¿Vos le avisaste a tu novia (ex o lo que sea) que tenes sarna? ¿Que se haga ver y tratar? ¿te fijaste con quien has andado? Es rejodido el tema. Te lo digo porque soy médico. Un abrazo, Juan

Garganta Ardiente dijo...

Totalmente de acuerdo!! Mejor pegarselo como si fuera un Shot de Tequila!!!