viernes, 28 de septiembre de 2012

Yo di una mano!



Uno de los motivos, no menores, por lo que elegía un Mc Donald un día de semana en la noche mendocina era porque tenia la seguridad que no iba a venir nadie a tu mesa a manguearte nada. 
 
Demasiado que vamos y luchamos mentalmente contra el sistema por doblegarnos por una banal hamburguesa, cómo para que en medio de ese pecado, caiga un Crew del mes a pedirte una colaboración para el necesitado de turno.
 
Te saca las ganas de todo y sin dudas que esa comunión entre la hamburguesa y uno, es alterada por un pecado capital más... Ofreceme un conito y doná la ganancia, pero plata no!
 
Flojo Ronald, eso no se hace.
 
NDR: no estoy en contra de las donaciones, sino de las empresas que usan tu caridad para beneficios propios. #hoyestoymalo

No hay comentarios.: