domingo, 7 de junio de 2009

Un Enchufe de Película

Luego de subir unos 100 clasificados a la web, para promocionar las ventas de un sitio en Internet (no todo es gloria en el mundo de la escritura), y por ser viernes, me voy al cine a ver mi película favorita “Terminator – Salvation”.
Esta vez no había ninguna chica Keats. Al menos no fui ni con tiempo ni con ganas de conocer nada nuevo. Solo quería ver el estreno que tanto se hizo desear.
Busco una butaca y me siento en medio del cine. No había nadie. Llegué con lo justo, pero las luces aun seguían encendidas. Calculo que esperando que alguien más se digne a ver la película.
Al no empezar, me relajo y sin querer –o queriendo- me duermo.
No puedo decir que soñé porque sino tendría que bloquear el blog para menores, pero cuando desperté algo me molestaba entre las piernas! Lastima que no duró mucho ya que el despertar no fue cálido sino de golpe con una bomba de una película. El corazón se me salía. Hice un pantallazo y vi que ya no era el único.
Fuimos unos cuantos que aprovechamos la siesta para ver la peli “solos”, como Dios manda.
Excelente continuación de un Terminator que parece no tener fin. Me quedé hasta el final de los títulos para relamerme recordando cada una de las escenas que me dejaron con la boca abierta y luego salí camino al patio de comidas del shoping.
Llevé mi notebook para seguir con mi novela, pero para variar el único enchufe disponible en el patio de comidas lo tenía un flaco que parecía estar viviendo con sus tías abuelas. Una ropa del siglo pasado, el ruedo que le quedaba corto. Todo de marrón caca haciendo juego y ¡peinado! (¿se siguen vendiendo peines?) El último peine que encontré lo ví en Le Prive (un telo) junto a los forros y un vasito de plástico. Todo descartable. Pero ese pibe, tenía pinta de saber poco o nada de telos. Menos de mujeres. Hombres, tal vez! (Jajajaja no, mentira). Pero era un típico jovencito de 19 años, salido del secundario, calculo que con un promedio 9 de 10 por lo menos, y con suerte una noviecita que goza de la misma suerte que él, rezando vaya a saber cuantos Ave María.
Jamás fue tentado por un porrito. No me hacían falta los anteojos del Sr. Lanata (Mesa de Noticias) para ver que debajo de sus pantalones usaba los calzoncillos planchados, no solo por prolijo, sino para matar algún que otro bichito. Un joven que aún goza de los elogios de sus tías abuelas, cuando llega alguna que otra amiga jubilada a la casa y dicen frases tipo “Ay, el nene es hermoso… ¡Todo un hombrecito ya!” y un sinfín de calificaciones que lamentablemente hay que tirarlas por el inodoro, cuando entras a este inframundo, donde el feo es lindo, el bueno es malo y la loca no resulta ser tan loca.
Lo que desconcertaba era la notebook. Eso no encajaba en su perfil de pseudo hombre. Pero en fin, estaba usando mi enchufe y eso me molestó tanto que lo empecé a mirar fijo.
El joven se da cuenta de mi posición de reo a lo Prision Break, y se pone nervioso. Ahora se daba cuenta que lo estaban mirando y cambia su posición sentada de adolescente jugando a la play por más de 3 horas, por una posición más de hombre.
Lo sigo mirando fijo y enfurecido. Parecía un Terminator T600 analizando su objetivo.
Pero nada. El jovencito hijo de sus reverendas tías, se mete en la pantalla y hace un par de clics ofreciendo resistencia. Calculo que estaría viendo los nuevos libros de la librería Yenny (lo cual, lo haría pasar al bando de los piolas si no fuera porque Yenny tiene su propio local a unos 30 metros de donde tiene apoyado su trasero relajado) o bien las promos que salen en Mc Donald gracias al wi-fi, ya que no le veo ni onda para el chamuyo por chat y sí, algunos “pornocos” bien disimulados.
Ya cansado de esperar y putearme porque no había llevado la zapatilla en mi mochila (la última vez que lo hice, el peso sobrepasó el límite y se me cortaron las tiras y casi me la corto… como las tiras de la mochila), doy media vuelta y enfilo para la salida.
- Un buen café en casa… nada mejor que estar en casa.- me decía en voz alta.
¡Mentira! Tengo las bolas chatas de estar en casa sentado escribiendo para los demás. Ahora quería escribir para mí y hacerlo en un lindo lugar, o al menos distinto. Pero mi excusa para no sentarme a escribir mi novela, estaba haciéndose realidad. Miro un par de vidrieras y enfilo para la puerta de salida.
- ¡Apa! Mirá la oferta que hay en una escalera mecánica – dice una voz muy sensual con perfume de mujer.
(¡Quién carajo es pensé!)
- Eyyyyyyyyyyy! Julia. ¡Qué alegría verte! – ahora mirando a su amiga sin nombre- Y que mejor, cuando te veo tan bien acompañada.
- ¡Siempre tan halagador amiguito mío!- Abrazándome para decirme al oído “Si te la cojés te mato”.
- Sabía que te gustaba tu mismo sexo, pero nunca sabía que lo habías blanqueado.
Ambas se ríen.
- Este, es el amigo que te conte… ¿te acordas? –haciéndole una seña frotando sus dedos índices.
- Ahhhhhhhh – dice la amiga como cayendo de un décimo piso.
- Así que vos sos el que escribe. ¡Mírá vos!
Las escaleras llegaron a su fin y tuve que saltar desprevenidamente para que no me agarre mis zapatillas urbanas (así le dicen ahora a estas cagadas!).
- ¿Les gustaría tomar algo? Las invito a un rico café de Havanna.
Las dos se miran cómplices y miran sus relojes. Se hacen una seña con los ojos como si estuvieran jugando al truco y disienten con su cabeza.
- Es que a Julia la esta esperando su marido afuera, en el auto.
Julia le pega un codazo descontroladamente fuerte.
- ¿Qué? – dice la amiga – No tiene nada de malo, ¿o sí?
En ese momento, Julia parecía que no quería ser más su amiga. La miró furiosa, se mordió los labios de bronca y se fue sin saludar, dejándonos en medio de una cita casual.
“¡Qué buen culo!” pensé mientras la veía perderse entre la gente. Pensar que la muy turra se acordó de cojerme, días antes de su casamiento. Y que bien que la pasamos, pero después, también recuerdo que me agarró ese acto de remordimiento y le dí un sermón de aquellos… ¡Que lo paríó, Mendieta!
- Y bueno, ¿te tomas un café? – le digo a su amiga que quedó varada en medio de la cordillera.
- ¿Tenés auto? – dice nerviosa, mirando a ver si se vuelve su amiga.
Pongo cara de poker ante su pregunta. Realmente me descolocó.
- ¡Ja! No te asustes, solo que vivo en la loma del orto y si Julia se va, estoy en el horno.
- No te hagas problema. Yo te llevo.
- Uff, gracias. Parece que me la eché, ¿no?
- ¡Naaa!. Vos sabes como es Julia.
Con mi brazo le enseñé el camino hasta el café. Ella pasa delante mío, ya que una columna y un puesto de ropa interior masculina, no nos dejaban ir a la par.
Su perfume inundó el camino. ¡Hacía cuanto que no tomaba un café con una chica con un perfume importado!
Sus botas de invierno color camel y un jean que acentuaba su reciente adolescencia exiliada, no me permitía mirarla con decoro.
Caminamos unos metros y se detiene justo antes de llegar al café. Justo a unos pocos centrimetros de mi boca.
- Me llamo Mirta
Mi cara fue imposible de disimular.
- ¿Mirta?... ¡¿Mirta?! – digo desconcertado y repitiendo el nombre que me daba vueltas en la cabeza.
- Sí, Mirta, ¿Qué tiene? – dice sin pelos en la lengua
- No, qué se yo, ¿Mirta?... Puta madre. Tan linda y con ese nombre? ¿A caso lo hicieron para equilibrar la balanza de la belleza?
- Ja, Ja, Ja! No en verdad no me llamo así, pero como siempre escribís historias de las mujeres que entran en tu cama, prefiero no blanquear mi nombre.
La miro asombrado. Otra vez me pregunto ¿por qué soy tan fácil de levantar? No debería entregarme en la primera cita, pero ¡qué mierda! La vida es una sola y tambiñen mu corta como quedarse durmiendo solo.
- Mmm, sabes que el café de acá no es tan bueno como dicen. Mejor vayamos a casa que mi viejo me trajo un café colombiano.
Se me acerca como para darme un beso y mis manos empiezan a transpirar. No por nervios sino por las ganas descomunales de probar esos labios.
Todos mis músculos se ponen en guardia. Quiero abrazarme a ella pero me contengo y cierro los ojos esperando que el filo de sus labios penetrara en mi boca.
- ¡Sos un dulce! – acariciando mi cuello y mi oreja.
Abro los ojos y seguía ahí, tan cerquita mío, que podía oler el sabor de su lápiz labial. Sus manos frías seguían en mi cuello y caminaban hasta mi nuca. Tuve la intención de ser yo quien la besara, pero me aguanté, haciendo que ese momento, el mejor de todos para un primer beso, se estirara el mayor tiempo posible.
Su perfume me generaba muchas cosas, desde las más perversas hasta las más dulces. Imágenes de todo tipo pasaban en forma muy rápida por mi cabeza.
- Vamos a casa ¡ya!– le digo con tono de macho caliente.
La tomo del hombro, como si fuera un médico con su paciente, y caminamos hasta la playa de estacionamiento. Pero no sin antes pasar por al lado del sobrino perfecto y agradecerle por quedarse con mi enchufe.
¡Seguí participando! (…¡La reputa que te parió!)

8 comentarios:

Lolita y El Profesor dijo...

Bueno, bueno... participo... Pero tranquilo. No se enoje.
A ver, cuente por favor, ¿qué pasó entonces con la amiga de Julia, eh, eh? :)

El Profesor

Elian Femia dijo...

Profe:
Ja, Ja, Ja! Muchas gracias por pasar por mi blog. Con respecto a tu pregunta... Qué quedaría para la imaginación si contara lo que pasó con ella o con Julia? Quizá más adelante pueda poner en palabras lo que pasó debajo de esas sabanas...
Un abrazo enorme!

GUSTAVO dijo...

AJAJJAAJ¡¡¡ MENOS MAL QUE ME ACLARARON QUE ES PURA FICCION¡¡¡

eterno sindrome pre menstrual dijo...

jajaja
tan rápido conseguiste ese polvo?



sin vueltas, sin nada, sin saber ni el apellido
jaja

felicitaciones

saludos
v

Elian Femia dijo...

Gustavo: Si, si! es como te comentaron... todo es ficción (cualquier semejanza con la realidad, es pura coincidencia)
Eterno S.P.M.: Hay algo más romántico que llevarse a la cama una mujer sin nombre?

no importa quien soy dijo...

quiero que me pase lo que te pasa a vos!!!!!!
grande!

Juan dijo...

Siempre salis sin ninguna intencion, y siempre garchas (o casi). Sos el mas winner que conoci... y el mas mentiroso.

Elian Femia dijo...

Juan:
Realmente pensas que ser un winner, es justamente esto que relato? No creo que haya nada más ganador que poder tener el placer de amar y ser amado por una sola persona. La soledad tiene muchas caras; y ésta es una de ellas.
Abrazos y gracias por los comentarios de todos.